Transfusión de sangre ¿A mi mascota?

Escrito por Salvador Padilla Arellanes y Rafael Salgado Garciglia

Al igual que nosotros, las mascotas pueden en algún momento requerir una transfusión de sangre, principalmente los perros y gatos. Este es uno de los tratamientos que más vidas salvan; sin embargo, generalmente se desconoce que los médicos veterinarios pueden realizarla. Las transfusiones sanguíneas en las mascotas siguen las mismas normas y parámetros que en los humanos, no solo en la práctica, sino también en la importancia de determinar el tipo de sangre de la mascota.

 

Los perros y gatos tienen diferentes tipos de sangre

Existen pruebas de laboratorio para conocer el tipo sanguíneo de las mascotas, lo cual es muy importante cuando se requiere realizar una transfusión. Lo ideal es realizar estas pruebas antes del procedimiento para evitar cualquier reacción adversa; no obstante, debido a la urgencia en casos en los que está comprometida la vida de la mascota, se recurre a utilizar la sangre de perros o gatos sin conocer su tipo sanguíneo.

 

Tipos de sangre en perros. Existen hasta nueve tipos de sangre denominados DEA (por sus siglas en inglés, Dog Erytrocyte Antigen), siendo estos DEA 1.1, 1.2, 1.3, 3, 4, 5, 6, 7 y 8. El tipo de sangre más común e importante en perros es el DEA 1.1, de hecho, uno de cada tres perros pertenece a este tipo sanguíneo, pero además, es el que puede crear reacciones adversas más severas ya que un perro negativo a DEA 1.1 no debería recibir sangre de un donador positivo a DEA 1.1, la única excepción sería cuando es la primera vez en su vida que recibe una transfusión. Por lo tanto, el perro donador universal tendrá que ser DEA 1.1 negativo.

 

Tipos de sangre en gatos. Existen tres tipos sanguíneos principales A, B y AB, recalcando que son diferentes a los tipos sanguíneos en humanos A, B y O. El tipo A es el más común, el tipo B es poco común y el tipo AB es muy raro. Dependiendo la raza del gato será su tipo de sangre, por ejemplo, la mayoría de los gatos en el continente americano, incluido México, son sangre tipo A. En Europa predomina también el tipo A, pero hay una alta frecuencia de gatos con sangre tipo B, sobre todo en razas inglesas.

Es importante mencionar que la tipificación sanguínea antes de una transfusión es más importante en un gato que en un perro, ya que, en caso de incompatibilidad, el gato tendrá reacciones adversas más severas y podría causarle la muerte, principalmente si es un gato tipo B recibiendo sangre tipo A.

 

¿Qué características debe cumplir una mascota para ser donadora de sangre?

Todo aquel perro y gato que sea donador, deberá tener su calendario de desparasitación y vacunación vigente, estar clínicamente sano al momento de donar y ser negativo a cualquier agente infeccioso transmitido por la sangre. En el caso del perro, este deberá pesar más de 20 kilogramos, tener de uno a ocho años y que sea negativo al tipo de sangre DEA 1.1 y 1.2. Respecto al gato, este deberá pesar más de 3.5 kilogramos, ser joven o adulto y tener el mismo tipo de sangre que el gato receptor. Algo importante de mencionar, es que la mascota donadora debe ser tranquila para evitar complicaciones al momento de la donación y debe tener además, un ayuno mínimo de 3 horas.

 

¿Cuándo es necesario realizar una transfusión sanguínea en las mascotas?

La transfusión sanguínea es vital cuando nuestros perros o gatos presentan una hemorragia aguda, ya sea por algún traumatismo o intoxicación, quemaduras o hemofilias, también cuando por algún problema crónico de salud se comprometa su vida.

El principal objetivo de la transfusión sanguínea es proveer de glóbulos rojos al cuerpo, ya que estos son los encargados de transportar el oxígeno a los tejidos. Existen otros componentes en la sangre que pueden ser utilizados en una transfusión, como son las plaquetas, que ayudan en los procesos de coagulación, así como la administración de plasma, muy importante para la coagulación, mantener la volemia (volumen sanguíneo total), e incluso, proveerle de defensas contra agentes infecciosos.

Generalmente, la sangre de estas mascotas —al igual que la de humanos—, se recolecta en bolsas especiales conocidas como unidades; una sola unidad de sangre puede ser fraccionada en tres componentes y ser utilizada de manera independiente (eritrocitos o glóbulos rojos, plaquetas y plasma), de acuerdo con el problema de salud que tenga la mascota, aunque es más común en la práctica veterinaria, utilizar la sangre completa.

 

Fotografías: Padilla-Arellanes S.

¿Cuál es el procedimiento para realizar una transfusión?

La transfusión de sangre o de alguno de sus componentes se realiza cuando una mascota llega a la clínica veterinaria porque ha perdido mucha sangre, ya sea por un accidente o una enfermedad reciente o crónica. El procedimiento que se debe seguir es el siguiente:

 

* Determinar tipo de sangre. Primero se debe conocer qué tipo de sangre tiene el paciente (perro o gato), si no existe en la localidad un banco de sangre de mascotas, entonces se debe buscar un posible donador. Algunas clínicas tienen bases de datos sobre animales donadores, como es el caso de la Clínica Veterinaria para Perros y Gatos de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

 

*Extracción de sangre. Para realizar la extracción de sangre, generalmente los perros no son sedados, pero no así en los gatos, en los que sí es común hacerlo ya que son algo nerviosos. De un perro se puede obtener hasta una unidad de sangre completa (460 ml) y en el caso de los gatos una unidad de 60 ml.

 

*Transfusión de sangre. Ya que se tiene la unidad de sangre, se puede transfundir con todos sus componentes o separarlos para utilizar solo el más importante en el problema del paciente. También se debe tener en cuenta la cantidad y velocidad de administración.

 

*Observaciones de reacción a la transfusión. Por último, se debe tener en observación al paciente receptor durante todo el procedimiento, para evitar cualquier reacción adversa y, en caso de que suceda, poder actuar de manera inmediata para revertirla.

Ahora que sabes que tu mascota (perro o gato) puede requerir una transfusión de sangre cuando esté enfermo o haya tenido un accidente, es importante que te informes si el médico veterinario de cabecera está preparado para realizarla, de igual manera, es fundamental determinar el tipo de sangre de tu mascota, información necesaria en caso de una emergencia.

Tu mascota puede convertirse en un héroe si dona sangre para salvar la vida de otras mascotas.

  

Castellanos I., Couto C.G. y Gray T.L. (2004). «Clinical use of blood products in cats: a retrospective study - 1997-2000». Journal of Veterinary Internal Medicine, 18(4):529-532.

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15320592/

 

Padilla A.S., Garate G.L., Madrigal A.M., Silva A.M. y Zavala F.R. (2017). «Tipificación sanguínea e identificación de hemoparásitos para medicina transfusional en perros domésticos de Morelia, Michoacán». Actualidades en Medicina Veterinaria y Zootecnia, 20:10-13.

http://www.acmevez.mx/digital_20/mobile/index.html

Zapata S.M., Gaona V.M. y Aguilar G.L. (2017). «Nueva alternativa en transfusiones sanguíneas en caninos con sangre heteróloga». REDVET, 18(10):1-7.

https://www.redalyc.org/pdf/636/63653470025.pdf

 

M.C. Salvador Padilla Arellanes. Médico Veterinario Zootecnista. Estudiante en el Programa Institucional de Doctorado en Ciencias Biológicas, Opción Químico Biológicas en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

D.C. Rafael Salgado Garciglia. Profesor e Investigador del Instituto de Investigaciones Químico Biológicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern