La depresión en universitarios

Escrito por Anali Guadalupe Gamboa Castilllo y Lizbeth Eugenia García Díaz

La depresión es un trastorno mental universal. Su principal desorden es la alteración del humor o del afecto, teniendo repercusiones a gran nivel en las actividades de la persona afectada. La depresión constituye un problema importante en la salud pública, ya que representa la cuarta causa de discapacidad en cuanto a la pérdida de años de vida saludables a nivel mundial. En lo que respecta a México, la depresión ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres.

También se sabe que actualmente, la depresión en adolescentes es cada vez mayor, esto sucede porque en esta etapa se da una serie de procesos que pueden aumentar la probabilidad de que los jóvenes se expongan a situaciones estresantes o difíciles de afrontar. Por ejemplo, las obligaciones académicas, el ritmo de estudio, los horarios, las exigencias de los docentes, las presiones de grupos, la competitividad entre compañeros, y los cambios en la rutina que incluyen la alimentación y los ciclos de sueño. Todos estos elementos pueden afectar las condiciones de salud mental de los estudiantes que ingresan a la universidad. Ante estas circunstancias, se pueden dar situaciones de éxito o fracaso según la presencia de dificultades en el desarrollo del aprendizaje.

 

¿Qué es la depresión?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2010 definió la depresión como una alteración del estado del humor o de la afectividad, junto a cambios en el nivel general de actividad.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes de depresión que presentan los estudiantes universitarios?

En palabras de Serrano, Rojas y Ruggero (2013), los síntomas más frecuentes de depresión que presentan los estudiantes universitarios son el insomnio, la falta de apetito y la pérdida de peso. También existen síntomas afectivos, como tristeza patológica, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar e impotencia ante las exigencias. A esto se agregan los síntomas de tipo cognitivo, volitivo, e incluso, síntomas somáticos.

 

Depresión en universitarios

Las investigaciones demuestran que estudiar el primer año de alguna carrera universitaria puede asociarse con altos porcentajes de relación psicológica, principalmente depresión, al enfrentar a los alumnos con nuevos estresores. Son muchos los factores que pueden contribuir a la aparición de síntomas depresivos en los estudiantes; los más comunes son: los estresores sociales, los problemas económicos, el bajo desempeño académico, y el ajuste inherente a la transición del contexto familiar al ambiente universitario. Sin embargo, el mayor peso recae en las exigencias académicas a las que son sometidos los estudiantes universitarios, así como en el proceso de transición del bachillerato a la universidad, que suelen desencadenar un desequilibrio emocional.

Los estudiantes que se ubican entre las edades de 16 a 21 años, son lo que presentan mayores niveles de depresión. Cabe recalcar que, tal como lo revelan varios estudios, la proporción de mujeres que padecen depresión es el doble de los hombres. La edad de inicio es cada vez más temprana, ya que la mayor incidencia se da entre los 15 y los 19 años, la cual se mantiene igualmente elevada hasta los cuarenta años en los hombres y los cincuenta en las mujeres, observándose un despunte para la mujer en edades posteriores.

 

¿Por qué es importante estudiar la depresión en universitarios?

Los exámenes, el comportamiento de algunos maestros y los fracasos académicos, son factores que pueden generar depresión entre los estudiantes. A todo esto, cabría agregar las expectativas del estudiante con respecto a la universidad y la licenciatura que está estudiando, si cuenta o no con apoyo económico, las pérdidas afectivas, los problemas de adaptación a la universidad, y el traslado a una nueva ciudad en caso de mudanza que incluye los efectos de separarse de la familia.

En este contexto, la depresión detona un bajo rendimiento académico, ya que el alumno pierde el interés por el estudio debido a su malestar, pues no hay motivación ni ganas de progresar; en tales casos, la depresión inhibe el deseo del individuo. Por el contrario, en algunas ocasiones, ese declive en lo académico es lo que provoca la depresión, es decir, ante la imposibilidad de rendir como los demás o calificar aprobatoriamente las asignaturas y continuar regularmente los estudios, sobreviene la depresión.

Esta situación hace evidente la necesidad de conocer el porcentaje de la presencia de depresión en la comunidad estudiantil universitaria, para que en un futuro, se implementen medidas de detección y tratamiento oportuno para los síntomas, y así evitar el bajo rendimiento que los estudiantes pueden llegar a presentar a causa de este padecimiento.

 

Evaluación de la depresión

Se pueden llegar a detectar las manifestaciones depresivas en estudiantes universitarios mediante la aplicación del Inventario de Depresión de Beck (por sus siglas en inglés BDI, Beck Depression Inventory). Este instrumento clinimétrico, ha sido validado en varios países y es el más utilizado por los especialistas.

El BDI-II, es un autoinforme que proporciona una medida de la presencia y de la gravedad de la depresión en adultos y adolescentes de 13 años en adelante. Se compone de 21 “ítems” indicativos de síntomas tales como tristeza, llanto, pérdida de placer, sentimientos de fracaso y de culpa, pensamientos o deseos de suicidio, pesimismo, etc. Estos síntomas corresponden con los criterios para el diagnóstico de los trastornos depresivos recogidos en el DSM-IV (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, cuarta edición, American Psychiatric Association) y el CIE-10 (Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud).

Aunque el Inventario de Depresión de Beck es parte clave en la detección de la sintomatología depresiva, no se debe desacreditar la gran importancia de una entrevista clínica para obtener un diagnóstico certero.

 

Evidencias de la sintomatología depresiva en universitarios

Si bien es cierto que la etapa de la universidad es muy emocionante, también lo es el hecho de que puede llegar a ser una experiencia muy ardua. Existen estudiantes universitarios que tienen que tomar clases difíciles, dormir menos horas, conocer a nuevas personas, dejar su casa, aprender a vivir de manera independiente. Los obstáculos pequeños o grandes pueden asemejarse a la llegada del fin del mundo; sin embargo, comúnmente estos sentimientos suelen acabar en poco tiempo.

Se han encontrado algunas posibles causas por las que los universitarios pudieran presentar depresión o sintomatología depresiva. Éstas son:

 

-              A muchos estudiantes les resulta difícil adaptarse al nuevo entorno.

-              Las presiones académicas y sociales son extremadamente frecuentes y pueden hacer que se sientan inadecuados en dichos ámbitos.

-              Tener un bajo desempeño académico, e incluso, reprobar una asignatura; y

-              Perder una relación sentimental o problemas familiares.

 

En un estudio realizado con estudiantes universitarios del Campus de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad Autónoma de Yucatán, se evaluó la presencia de la depresión. El estudio contó con una muestra de 210 participantes, de los cuales 127 fueron hombres (60.5 %) y 83 mujeres (39.5 %). Con esta investigación se pudo apreciar que 21 participantes presentaron depresión, de los cuales ocho eran hombres (3.80 %) y 13 mujeres (6.19 %). Estos se dividieron en tres niveles de depresión: el primer nivel fue depresión moderada donde cinco fueron hombres y 10 mujeres; en depresión grave se encontraron dos hombres y dos mujeres; y en depresión extrema un hombre y una mujer. Un dato relevante es que, con base en los resultados, se pudo ver que las mujeres padecen más depresión que los hombres.

Otros datos sobresalientes que se pudieron observar en la investigación fueron que, los estudiantes que padecen más sintomatología depresiva se encuentran cursando el primer semestre de licenciatura, y que hay ciertos síntomas que prevalecen más como el llanto, la agitación, la desvalorización y la pérdida de energía.

Con esa investigación se pudo destacar la importancia de evaluar a los estudiantes universitarios para conocer si presentan sintomatología o se encuentran en algún nivel de depresión, ya que ésta trae consigo afecciones físicas, mentales y académicas. Lo más recomendable es estar pendiente para que este trastorno no empeore y pase de sintomatologías a un nivel grave de depresión, es por ello que se recomienda realizar campañas y pláticas en escuelas donde se enseñen las características, los síntomas y demás datos de la depresión, con el fin de orientar a los estudiantes y que así ellos sepan qué hacer y con quién acudir en caso de padecerla o de tener algunas de las sintomatologías depresivas. 

    

Arrivillaga, M., Cortés, C., Goicochea, V. y Lozano, T. (2004). Caracterización de la depresión en jóvenes universitarios. Universitas Psychologica, 3(1):17-26.

http://www.redalyc.org/pdf/647/64730103.pdf

Pineda-Pedraza, M.Á. y González-Flores, S.P. (2018). Nivel de depresión entre estudiantes de Enfermería y Nutrición en una universidad pública de Aguascalientes. Lux Médica, 34:53-62.

https://revistas.uaa.mx/index.php/luxmedica/article/view/715/692

Osornio-Castillo, L. y Palomino-Garibay, L. (2009). Depresión en estudiantes universitarios. Archivos en Medicina Familiar, 11 (1):1-2.

https://www.redalyc.org/pdf/507/50719069001.pdf

 

Anali Guadalupe Gamboa Castillo, estudiante de la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma de Yucatán, Yucatán, México.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lizbeth Eugenia García Díaz, estudiante de la carrera de Psicología de la Universidad Autónoma de Yucatán, Yucatán, México. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern