Oyameles: los guardianes del santuario

Escrito por Carlos Alejandro Benítez Pineda / Carmen Zepeda Gómez

Los bosques de oyamel, pese a tener una distribución tan reducida, resaltan en México debido a sus características ecológicas, florísticas y por su belleza escénica, siendo los bosques que permiten la migración e hibernación de la mariposa monarca. Además, estos bosques tienen una gran importancia en el país debido a los diversos servicios ambientales que proporcionan, destacando su función en la captación y abastecimiento de agua para la población humana. Sin embargo, debido a la acelerada tasa de deforestación que se ha experimentado en los últimos años en México, así como el cambio climático y el aumento de la temperatura de forma global, es muy posible que estos bosques se encuentren en peligro. Dada la importancia de esta cobertura potencial, se han implementado sitios estratégicos para su conservación como es el caso del Parque Estatal Santuario del Agua Corral de Piedra en el Estado de México, siendo un área de protección importante ya que forma parte del sistema Cutzamala que abastece de agua a gran parte del Valle de México.

 

Importancia de los bosques

Pocas veces somos completamente conscientes de la amplia variedad de beneficios que nos aportan los bosques, podemos reconocer fácilmente algunos como ser el hábitat de animales, la producción de frutas, semillas y hongos comestibles, así como plantas medicinales y madera para construir muebles, habitaciones o crear fogatas; igualmente reconocemos su importancia para producir el oxígeno que respiramos, e incluso los llegamos a relacionar como zonas de relajación, donde podemos “conectarnos” con la naturaleza y alejarnos de la ruidosa y contaminada ciudad.

Sin embargo, ignoramos otros beneficios importantes que los bosques nos brindan, tales como la retención del suelo, la protección contra la erosión y los deslaves, la captura de CO2 (eliminación de dióxido de carbono del aire a través de las hojas de las plantas), la regulación del clima por sus efectos en la temperatura y humedad, así como la captación, retención e infiltración del agua de lluvia.

Al capturar y almacenar importantes cantidades de agua de lluvia, los bosques facilitan la recarga de mantos acuíferos y presas lo que es indispensable como fuente de agua para la humanidad. La organización de las diferentes especies de plantas del bosque y en particular la forma de los árboles funciona algo parecido a un embudo; el agua de lluvia que cae sobre las hojas del bosque escurre a través de las ramas y troncos a una velocidad más lenta comparada que si no estuvieran, lo que disminuye los efectos erosivos del agua sobre el suelo y evita que se acumule densamente sobre él. Al funcionar como un sistema, las raíces, la hojarasca y la porosidad del suelo a su tiempo actúan como una esponja que absorbe y filtra el agua hacia el subsuelo y los mantos freáticos.

Pero, no toda el agua que cae se incorpora a los mantos freáticos, ríos y presas. Una cantidad importante se evapora a través de la vegetación o directamente y con ello vuelve a la atmósfera, incorporándose a las nubes que eventualmente será liberada para continuar el ciclo.

De esta forma, la remoción de bosques interrumpe la captación de agua y detiene la recarga de los mantos acuíferos, lo que altera el ciclo del agua, aumentando las inundaciones en algunos lugares o provocando sequías en otros.

 

Los bosques de oyamel

Los oyameles o abetos en México son las plantas más utilizadas como árboles de navidad, sobre todo los de la especie Abies religiosa, cuyo nombre refiere a la forma de cruz de las puntas de sus ramas.

En el territorio mexicano, la distribución de los bosques de oyamel es dispersa, formando pequeños manchones aislados en las partes más elevadas de los principales volcanes del centro de México, como Iztaccíhuatl, Popocatépetl, Xinantécatl, Nevado de Colima y Pico de Orizaba. Se calcula que estos bosques solo cubren el 0.1% del país, siendo la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, una de las principales regiones para su conservación. Además, los bosques de oyamel albergan las condiciones adecuadas que permiten la hibernación anual de la mariposa monarca (Danaus plexippus), siendo el oyamel la única especie arbórea donde estas mariposas pasan el invierno.

Sin embargo, se ha estimado que la cobertura total de estos bosques ha disminuido en los últimos años debido, principalmente al cambio de uso del suelo y a la tala de árboles para abrir sitios de ganadería, agricultura o para la expansión de zonas urbanas.

Los bosques de oyamel son ecosistemas frágiles y tienen características ecológicas especiales asociadas con factores climáticos y edáficos. Debido a las condiciones climáticas tan específicas para su desarrollo y como consecuencia de las elevadas tasas de deforestación, contaminación y el cambio climático, es posible que se encuentren en riesgo de desaparecer en un futuro.

En estudios recientes han estimado que a futuro habrá una reducción significativa de los sitios adecuados para el desarrollo de Abies religiosa. Basados en la predicción de que para finales del siglo, la temperatura media de la faja volcánica mexicana aumentaría en 3.7°C, se calcula que los bosques de oyamel se reducirán en 69.2% para el 2030, 87.6% para el 2060 y 96.4% para el 2090.

De acuerdo con esas estimaciones, para el 2030 se esperaría que el bosque de oyamel de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca prácticamente desapareciera. Además, se prevé que estos bosques migren altitudinalmente, es decir, que la altitud en la que se desarrollan sus poblaciones aumente para establecerse en áreas con las condiciones climáticas adecuadas para la especie. Sin embargo, debido a la poca tolerancia de esta especie a la relativa sequía que existe a mayor altitud, es poco probable que el ascenso se pueda dar de manera natural.

Para evitar su desaparición, se ha recomendado auxiliar la migración de los bosques a mayores altitudes sobre las montañas en las que actualmente habitan. Sin embargo, esta estrategia podría no ser viable debido a que las zonas más altas de las montañas ya están ocupadas por una especie arbórea, mejor adaptada a las condiciones adversas que se presentan a mayor altitud, tal como el conocido pino de las alturas (Pinus hartwegii).

Pero aún cuando se pueda consolidar la migración altitudinal del oyamel, no se sabe cuál sería el comportamiento de la mariposa monarca al cambio del hábitat donde ésta hiberna. Además, es muy probable que los servicios ecosistémicos que actualmente nos brindan las masas forestales de oyamel se modifiquen o se pierdan.

 

Los santuarios del agua

Dada la importancia de los bosques para mantener y abastecer de agua a la población humana, y al hecho que los mantos acuíferos se encuentran sobre explotados, el gobierno del Estado de México ha establecido Parques Estatales denominados “Santuarios del Agua”, que son áreas estratégicas cuya finalidad es proteger, conservar y aprovechar de manera sustentable todos los recursos naturales, la biodiversidad y el ambiente en general, pero sobre todo mantener el recurso del agua. Si la intención primordial de estos santuarios es proteger el agua para el beneficio de los núcleos urbanos que demandan este vital líquido, entonces es indispensable tener estrategias que ayuden a mitigar el daño producido al ecosistema y en particular a la vegetación. En todo el mundo, los santuarios del agua se observan como una verdadera alternativa para conservar la biodiversidad y los servicios que nos brindan, sobre todo para mejorar el cultivo del agua. En el Estado de México, la Comisión Estatal del Parques Naturales y de la Fauna, registra en total 88 Áreas Naturales Protegidas de las cuales 21 (581,188.2 ha) pertenecen a la categoría de Santuarios del Agua.

 

 Santuario del Agua Corral de Piedra

Amanalco es un municipio del Estado de México que resalta por la importancia y abundancia de sus ríos, manantiales, arroyos, bordos, lagos y acueductos, por lo que en el 2003 el Gobierno del Estado de México implementó la protección de una sección estratégica del municipio, declarándola como “Parque Estatal Santuario del Agua Corral de Piedra”.

El Santuario del Agua Corral de Piedra se ubica en la cuenca del Valle de Bravo-Amanalco, considerada como zona estratégica a nivel nacional por su capacidad para captar agua. Presenta una vegetación variada, conformada principalmente por bosque de coníferas, con el oyamel como la especia predominante y nacionalmente reconocida por su alta capacidad para captar agua, infiltrándola y recargando los acuíferos subterráneos. Así, el santuario del agua contribuye en la recarga del Río Amanalco, la presa del Valle de Bravo y en general en las reservas de la Cuenca Cutzamala, la cual abastece las necesidades de cerca de dos millones de habitantes de Toluca, Metepec y la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

Por si esto fuera poco, el Santuario del Agua Corral de Piedra alberga la colonia de hibernación de la mariposa monarca denominada Piedra Herrada, una de las pocas áreas de hibernación ubicadas fuera de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca y con los mayores datos de arribo al Estado de México, siendo la extensión del bosque de oyamel que prevalece en la región lo que hace posible el arribo anual de estos lepidópteros.

Esto es un ejemplo de la gran importancia ecológica que tienen los bosques de oyamel pese a su poca extensión en el país. Sin embargo, debido a la alta tasa de deforestación que se ha experimentado en los últimos años, es responsabilidad nuestra la creación de estrategias que contemplen la conservación y perpetuación a futuro de la cobertura forestal y los servicios que proporcionan, para permitir que los oyameles sigan cumpliendo su función de Guardianes del Santuario.

Saber Más: 

Suarez, G. (2018) Parque Ecoturístico Corral de Piedra: el ecoturismo como actividad económica sostenible para los ejidos forestales. Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sustentable. Recuperado de http://www.ccmss.org.mx/parque-ecoturistico-corral-piedra-ecoturismo-actividad-economica-sostenible-los-ejidos-forestales/.

SEMARNAT, (sf). Mariposa Monarca, Santuarios. Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales. Recuperado de http://mariposamonarca.semarnat.gob.mx/santuarios.html

FAO, (sd). Servicios de Regulación. Food and Agriculture Organization of the United Nations. Recuperado de http://www.fao.org/ecosystem-services-biodiversity/background/regulatingservices/es/

 

Biól. Carlos Alejandro Benítez Pineda, estudiante del Programa de Maestría en Ciencias Agropecuarias y Recursos Naturales de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Dra. Carmen Zepeda Gómez, Coordinadora de Biología y Profesora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

0
0
0
s2sdefault