Reguladores de la presión arterial

Escrito por Lirio García-Peña y Lizbeth Martínez Gómez

¿Qué es la lactoferrina?

La lactoferrina es una glicoproteína multifuncional de 80 kDa que presenta la capacidad de unir hierro, ya que una de las funciones primordiales de esta proteína es el transporte de metales. También actúa como proteína de defensa no específica, encontrándose en diversas secreciones mucosas como la leche, las lágrimas y la saliva. Así mismo, es un componente abundante de los neutrófilos y puede ser liberada al plasma sanguíneo por la acción de éstos.

La lactoferrina humana y bovina despliega un amplio espectro antimicrobiano, actuando contra bacterias y algunos virus y hongos. Además presenta una función antihipertensiva, antiinflamatoria, con efecto anticancerígeno, favoreciendo la estimulación en el crecimiento de bacterias probióticas como bifidobacterias en el intestino, y efecto terapéutico en tratamiento contra anemias y diarreas en infantes.

 

Lactoferrina en la regulación de la presión arterial.

Algunos estudios realizados en ratas normales y en ratas con hipertensión inducida, han demostrado el efecto antihipertensivo de la lactoferrina. Con estas investigaciones se propone que este efecto antihipertensivo es debido a una vasodilatación (aumento en el espacio de un vaso sanguíneo), inhibición de la actividad de enzimas producidas por diversos tejidos corporales como el sistema nervioso central, pulmón y riñones la cual ejercen su actividad sobre el sistema renina-angiotensina o sistema renina-angiotensina-aldosterona, el sistema hormonal que regula la presión sanguínea, el volumen extracelular corporal y el balance de sodio y potasio. Otros estudios han demostrado la función antihipertensiva de la lactoferrina, como el realizado en ratas con hipertensión inducida con dexametasona, en las que la administración de lactoferrina redujo significativamente la presión arterial, la producción de radicales libres de oxígeno y mejoró la capacidad antioxidante.

 

Lactobacillus y lactoferrina

Las bacterias lácticas (BAL) o Lactobacillus son un grupo de microorganismos representados por varios géneros con características morfológicas, fisiológicas y metabólicas. Las aplicaciones de estas bacterias son diversas, siendo una de las principales la fermentación de alimentos como la leche, carne y vegetales para obtener productos como el yogurt, quesos, encurtidos y embutidos. Al sintetizar enzimas proteolíticas intracelulares como proteasas y peptidasas capaces de liberar biopéptidos (secuencias de aminoácidos con actividad biológica), algunos de estos péptidos son derivados de la glucoproteína lactoferrina que inhiben ciertas enzimas las cuales podrían regular la presión arterial sanguínea. Para su multiplicación y producción de metabolitos, tienen la necesidad de tener como base de alimentación a los azúcares (glucosa y lactosa), además de aminoácidos, vitaminas y otros factores de crecimiento.

 

 

 

Lactobacillus y su función en la regulación de la presión arterial

Se ha descrito que la diversidad de bacterias lácticas o Lactobacillus pueden promover beneficios a la salud mediante biopéptidos. Los cuales, se encuentran dentro de la estructura de las proteínas y pueden ser liberados por fermentación de la leche (transformación de sustancias), hidrólisis enzimática (descomposición de sustancias), o bien durante el tránsito gastrointestinal.

Los péptidos bioactivos  o biopéptidos tienen diversas funciones, entre ellas: actividad antitrombótica, actividad antimicrobiana, efecto antioxidante, modulación del sistema inmune y una de las más importantes la ejerce en el sistema cardiovascular;  actividad inhibitoria de la enzima convertidora de angiotensina (ACE), es decir, evita que la hormona angiotensina I se transforme en Angiotensina II y en lugar de crear un efecto hipertensor o vasoconstrictor (aumento de la presión arterial), se evita la transformación de la hormona angiotensina I, dando como resultado una regulación o disminución de la presión arterial.

Esto nos indica que los efectos de los biopéptidos pueden llegar a ser tan específicos como sistémicos.

En cuanto a su efecto antihipertensivo, existen investigaciones actuales donde se han estudiado las proteínas del atún y del pescado de aleta amarilla, que mediante procesos específicos y haciendo uso de enzimas endonucleasas, arginina y Lactobacillus plantarum, han obtenido secuencias de aminoácidos (péptidos) que actúan a nivel intestinal activando o incorporándose a procesos metabólicos que han mostrado tener efectos antihipertensivos en ratas, resultando así, una disminución de la presión sistólica, aumento de óxido nítrico (potente vasodilatador), disminución de niveles de endotelina (potente vasoconstrictor), disminución de los niveles de angiotensina II (hormona que causa vasoconstricción), disminución de los niveles de hematocrito (glóbulos rojos), disminución en niveles de colesterol total y disminución en los niveles de triglicéridos. Se ha demostrado que este tratamiento no mostró efectos adversos sobre el estado general de salud, no hubo aumento de peso corporal, no existió alteración en su morfología (alteración en algún órgano), ni tampoco se encontró translocación de bacterias (bacterias fuera del tracto intestinal).

Evidencias de la lactoferrina, Lactobacillus e hipertensión arterial

Las proteínas funcionales y los péptidos bioactivos además de su valor nutricional por su fuente de aminoácidos se ha demostrado que tienen efectos biológicos específicos. La literatura científica evidencia que los péptidos bioactivos pueden ejercer su acción tanto a nivel local del tracto gastrointestinal como a nivel sistémico, ya que pueden atravesar el epitelio intestinal y llegar a tejidos periféricos a través de la circulación sanguínea. Por tanto, desde el punto de vista de la nutrición, un aspecto importante es la utilización de las proteínas y los péptidos procedentes de alimentos con el fin de mejorar una función biológica o tratar de prevenir, de mejorar o de reducir el riesgo de enfermedad. Así varios péptidos y proteínas han sido propuestos para el tratamiento de enfermedades como por ejemplo:  mala absorción de minerales, enfermedades diarreicas, enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial, trombosis, entre otras.

Distintos estudios han puesto de manifiesto la administración de hidrolizados de proteínas lácteas o de productos lácteos fermentados que contienen péptidos inhibidores de la Enzima Convertidora de Angiotensina (ECA, enzima reguladora de presión arterial), pueden reducir la presión arterial en humanos. 

Los pocos estudios disponibles en humanos junto con estudios in vitro en animales sugieren un potencial antioxidante de productos lácteos fermentados, producidos por Lactobacillus que a su vez generan péptidos hidrolizados (cadenas cortas de aminoácidos) provenientes de las proteínas del suero de la leche como la lactoferrina y caseína.

Estos péptidos hidrolizados son liberados durante el proceso de fermentación que se genera mediante la degradación de proteínas (actividad proteolítica) con la ayuda de enzimas. De los procesos que tienen lugar durante la maduración de ciertos tipos de quesos y leches fermentadas han sido aislados péptidos antihipertensivos por ejemplo a partir de queso gorgonzola y queso manchego. A su vez los Lactobacillus poseen actividad regulatoria (funciones similares a las hormonas) y dado que las enzimas son de actividad específica es importante considerar la composición de la proteína para la hidrolización de la misma.

La lactoferrina bovina contiene los aminoácidos leucina, arginina, prolina, valina y alanina, y las enzimas empleadas son pepsina, quimiotripsina y tripsina, dando como resultado una inhibición de la enzima convertidora de Angiotensina (IECA) al interactuar con receptores específicos del organismo, además de su efecto regulador al reducir la presión arterial mediante los péptidos que contiene la lactoferrina también tiene efectos reguladores de crecimiento celular debido a su capacidad de unión a gran variedad de células a través de su receptor específico.

Se ha demostrado que puede estimular el crecimiento celular en el intestino, además de mejorar la función digestiva por consiguiente de inducir el crecimiento de la microbiota no patógena (bacterias benéficas que ayudan al organismo).

Por otro lado, existe evidencia de tripéptidos con efecto antihipertensivo, in vivo e in vitro, en productos lácteos fermentados con Lactobacillus helveticus y Saccharomyces cerevisiae, por tal razón hoy en la actualidad con el fin de reducir la presión arterial, se comercializan alimentos y productos destinados a ser suplementos de la dieta que contienen los llamados lactotripéptidos. En el mercado, se comercializan diversas preparaciones de origen lácteo, con propiedades antihipertensivas comprobadas en humanos. Ejemplos de estos productos son una bebida láctea descremada fermentada con Lactobacillus helveticus, un hidrolizado de proteínas de suero producido, leche agria fermentada con el mismo lactobacilo y con concentrado de arándanos.

 

 

SABER MÁS:

Domínguez K., Cruz A., González H., Gómez L., García M. y Rodríguez G. (2014). El efecto antihipertensivo de las leches fermentadas. Rev. Arg. Microbiol., 46(1):58-65.

http://www.elsevier.es/es-revista-revista-argentina-microbiologia-372-articulo-el-efecto-antihipertensivo-las-leches-S0325754114700501

Rodríguez G., Rentería A., Rodríguez J. y Chávez A. (2014). Biopéptidos en la leche y sus derivados: funcionamiento y beneficios a la salud. Ecos. Rec. Agropec., 1(3):281-289. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S200790282014000300008&script=sci_arttext&tlng=en

Torruco J., Domínguez M., Dávila G., Martínez A., Chel L. y Betancur D. (2008). Péptidos antihipertensivos, una alternativa de tratamiento de origen natural: una revisión. Cienc. Tecnol. Aliment., 6 (2):158-166. http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/11358120809487641?needAccess=true

  

Lirio García-Peña Médica Cirujana y Partera y maestrante en Nutrición Humana. Universidad de Morelia (UDEM).

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Lizbeth Martínez-Gómez Licenciada en Nutrición y maestrante en Nutrición Humana. Universidad de Morelia (UDEM).

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2sdefault