¿Alimentación con plantas?: Microbiota y síndrome metabólico

Escrito por Atziri Gabriela Cruz Bravo y Gabriela García Campos

En la actualidad, gran parte de la población mexicana ha adquirido un estilo de vida sedentario y malos hábitos alimenticios, lo cual ha contribuido al desarrollo de diversas enfermedades que en conjunto pueden originar síndrome metabólico, que se ha relacionado con bacterias que viven en el intestino. Se ha observado, por ejemplo, que las dietas altas en grasa promueven la presencia de cierto tipo de bacterias que inducen una respuesta inflamatoria que provoca, principalmente, obesidad, resistencia a la insulina y diabetes mellitus.

La alimentación, especialmente a base de plantas, como la dieta vegana, puede ser útil en el tratamiento y en la prevención del síndrome metabólico, por tal motivo, es importante conocer cómo este tipo de comida pudiera regular las bacterias presentes en el intestino e impactar en las diferentes enfermedades asociadas a este síndrome.

 

Síndrome metabólico

El síndrome metabólico es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una condición patológica, caracterizada por obesidad abdominal, resistencia a la insulina, hipertensión y dislipidemia, además es considerado un factor de riesgo importante para padecer enfermedades cardiovasculares. A nivel mundial, aproximadamente entre un 20 y 25 % de personas padecen síndrome metabólico; en México, se estima que uno de cada dos mexicanos mayores de 20 años lo padece. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estima que un 40 % de las muertes en el país se deben a alguna enfermedad relacionada con este síndrome, y es la diabetes mellitus una de las principales, seguida de enfermedades isquémicas del corazón, del hígado y eventos cerebrovasculares.

¿Quién está en riesgo de padecer síndrome metabólico?

Las personas que corren con mayor riesgo de padecer síndrome metabólico son las que cumplen por lo menos con tres de los cinco criterios que se describen en el siguiente cuadro, establecidos por el Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol Panel de Tratamiento de Adultos III (NCEP ATP III); si además existe resistencia a la insulina, entonces se puede determinar que la persona tiene síndrome metabólico.

 

¿Cuál es la relación del síndrome metabólico y la microbiota intestinal?

En el síndrome metabólico se ha observado la participación de la microbiota intestinal, por lo que las bacterias (Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacterias y Proteobacterias) que viven en el intestino son de suma importancia, ya que son la clave para reforzar el sistema inmunitario, debido a que desde el nacimiento se adquieren y a partir de los tres años y hasta la vida adulta, se alcanza un mayor número (90 %) de Bacteroides y Firmicutes.

Se ha demostrado que un desbalance de estas bacterias (disbiosis intestinal) puede propiciar enfermedades como obesidad, resistencia a la insulina, diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión. Un desbalance se puede producir por la existencia de una sustancia que es generada por la bacteria en la circulación sanguínea (endotoxemia) debido al alto consumo de grasas, propiciando una disminución de bacteroides y un aumento del lipopolisacárido bacteriano (LPS), provocando una inflamación que conlleva a las enfermedades metabólicas.

 

Microbiota intestinal y alimentación

La alimentación está muy relacionada con la microbiota intestinal, ya que puede influir en el desequilibrio de bacterias que habitan en el intestino. Por lo tanto, los malos hábitos alimentarios, como el consumo de dietas altas en grasa y azúcares y pobres en fibra, ocasionan una disbiosis intestinal lo que da como resultado concentraciones altas de sustancias que surgen cuando se descomponen los alimentos denominadas metabolitos aberrantes, los cuales provocan una interrupción de la tensión mediada por GLP2 (péptido similar al glucagón 2, que se encarga de conservar la integridad del epitelio intestinal).

Al existir una ruptura en la continuación del epitelio intestinal, hace que este no presente resistencia contra LPS, trimetilamina (TMA) y otros metabolitos que entran a la circulación, lo que conlleva a la inflamación crónica del hígado y del tejido adiposo, lo cual se asocia con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y otras condiciones asociadas al síndrome metabólico.

 

 ¿Alimentación con plantas?

La alimentación a base de plantas se ha convertido en uno de los principales patrones dietéticos adoptados por la población, como es el caso de las dietas vegetarianas y veganas. Este tipo de dietas se caracterizan por una reducción o eliminación del consumo de productos animales y se basa principalmente en el consumo de cereales, legumbres, frutas, verduras y frutos secos. Particularmente, si una dieta vegana está bien equilibrada y variada, puede ayudar a lograr un estado de salud óptimo, brindando protección contra las enfermedades cardiometabólicas, ya que existe una reducción en la glucemia en ayunas, en el índice de masa corporal (IMC) y una mejora en el perfil de lípidos.

Además, se ha observado que las dietas veganas son importantes para el mantenimiento del peso corporal a largo plazo, debido a que existe una reducción de ingesta energética y proporciona saciedad, ocasionada por el alto consumo de fibra. Al existir este aumento de fibra en el organismo, surgen cambios en la microbiota intestinal favoreciendo el aumento de Bacteroides y Firmicutes. Por su parte, al existir un incremento de bacterias fermentadoras de fibra se da la inducción de la producción de algunos péptidos (GLP1-GLP2) que tienen efectos beneficiosos en el metabolismo de la glucosa y mejora la integridad del epitelio intestinal.

Por lo tanto, se recomienda que las personas con síndrome metabólico o alguna de las enfermedades asociadas, lleven una dieta a base de plantas con un porcentaje de carbohidratos 50-60 %, lípidos 30-35 % y proteína de 12-15 %, evitando el consumo frecuente de carnes rojas, alimentos ricos en grasas saturadas, exceso de sal y azúcares. Además, se debe preferir la ingesta de nueces, almendras, cacahuates, semillas, fibra, cereales integrales, leguminosas, aumentar en consumo de frutas y verduras, tomar aproximadamente 1.5 litros de agua al día y realizar actividad física máximo 60 minutos con una intensidad moderada.

En el siguiente cuadro te mostramos los requerimientos diarios de micronutrientes que se deben consumir por día para tener un estado de salud óptimo y de esta forma, poder tener un control de las enfermedades cardiometabólicas. Sin embargo, es importante mencionar que ante una alteración patológica se debe de acudir con el médico para llevar un tratamiento en conjunto con el nutricionista, ya que, si no se alcanza el requerimiento diario de cada nutriente se debe suplementar para tener un mejor control y seguimiento de cada paciente.

 

Para Saber Más:

Bezold J.D. y Apolinario S.E. (2019). Patrones alimentarios y prevalencia del síndrome metabólico en adultos confesionales. Apuntes Universitarios, 7(2), 1-20. https://www.redalyc.org/pdf/4676/467652767008.pdf

 

Morales G., Ruíz F., Bes-Rastrollo M., Schifferli I., Muñoz A. y Celedón N. (2021). Dietas basadas en plantas y factores de riesgo cardio-metabólicos. ¿Qué dice la evidencia? Revista Chilena de Nutrición, 48(3), 425-436. https://doi.org/10.4067/s0717-75182021000300425

 

Quiles L., Potoles O., Sorli J. y Corella D. (2015). Efectos a corto plazo en el perfil lipídico y la glucemia de una dieta vegetariana baja en grasa. Nutrición Hospitalaria, 32(1), 156-164. https://scielo.isciii.es/pdf/nh/v32n1/24originalsindromemetabolico01.pdf

 

Atziri Gabriela Cruz Bravo. Licenciada en Nutrición y pasante de la Maestría en Nutrición Humana de la Universidad de Morelia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Gabriela García Campos. Médico Cirujano Partero por la Universidad Autónoma de Guadalajara y pasante de la Maestría en Nutrición Humana de la Universidad de Morelia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

https://cbtp.asean.org/slot onlineslot gacorslot gacorslot gacorslot gacorslot gacorslot gacor https://bxartsfactory.org/slot-gacor-maxwin/https://www.splayce.eu/slot-pulsa/ https://esign.bogorkab.go.id/vendor/bin/https://snip.eng.unila.ac.id/wp-content/uploads/slot-gacor/http://desa-bolali.klatenkab.go.id/files/slot-gacor/https://www.jurnal.stimsurakarta.ac.id/public/journals/https://kobar.umkm.kalteng.go.id/files/slot-gacor/https://www.uniqhba.ac.id/assets/slot-gacor/https://www.staipibdg.ac.id/-/slot-online-gacor/https://disdagperin.bekasikota.go.id/slot-gacor/https://journal.widyatama.ac.id/slot-gacor/https://stis.ac.id/slot-gacor/https://gradosyposgrados.ucjc.edu/https://ejurnal.iainlhokseumawe.ac.id/public/slot-deposit-pulsa/https://www.kelasips.com/slot-gacor/