Empoderamiento de las TIC en la docencia ante la pandemia COVID-19

Escrito por Araceli Gabriela Andrade Servín

La pandemia COVID-19 influyó en cambios trascendentales en la sociedad. El sector educativo no fue la excepción, siendo este uno de los que más rápido tuvo que adaptarse a la nueva modalidad de impartir clases de forma virtual. Esto implicó dejar las aulas ante el riesgo de contagio y permanecer en los hogares tomando clases a distancia. En este nuevo escenario, las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) son una herramienta y alternativa esencial para continuar con los programas en todos los niveles educativos (preescolar hasta doctorado). Para los docentes y alumnos, es un reto concluir de la mejor manera posible el ciclo escolar, evitando rezago educativo, compartiendo y adquiriendo conocimiento teórico-práctico a través de la tecnología.

 

Las TIC en la educación y ante la pandemia COVID-19

Las TIC son las tecnologías que se necesitan para la gestión y transformación de la información, y muy en particular, el uso de ordenadores y programas que permiten crear, modificar, almacenar, proteger y recuperar esa información. A nivel mundial, la pandemia dio un giro de 180° y la tecnología (computadoras, dispositivos móviles, tabletas, entre otros), al ser una herramienta de apoyo, pasó a ser indispensables para continuar en los hogares con las diversas actividades laborales y educativas; ahora las personas son dependientes de la tecnología, y con ello, las TIC. Las TIC en el siglo XXI son herramientas indispensables desde el nivel básico hasta el nivel posgrado en el sector educativo. De igual manera, estas son de vital importancia en todas las actividades laborales a nivel global. Durante esta pandemia COVID-19, las TIC constituyen la única forma de aprendizaje teórico-práctico, tareas, exámenes, contacto docente-estudiante, entre otros. Las diversas formas de comunicación son a través de correos electrónicos, mensajes de chat, classroom, videoconferencias, etc., por medio de dispositivos móviles, tabletas y computadoras.

Los docentes se ven en la necesidad de recurrir a tutoriales para impartir clases virtuales, asignación de tareas y elaboración de exámenes, así como cursos para agilizar las habilidades y capacidades a desarrollar en esta nueva modalidad que se aprendió de forma acelerada. Por su parte, los alumnos están inmersos en celulares y/o computadoras en clases, tareas, proyectos, exámenes, entre otros. Ante la actual situación del COVID-19, tanto docentes como alumnos se vieron obligados a dejar las aulas de los planteles educativos para estar en los hogares.

La humanidad una vez más sorprende con su capacidad para reaccionar ante circunstancias complicadas donde ahora nos volvimos expertos en la tecnología a nuestro alcance. Además de aprender de forma rápida el manejo de reuniones virtuales, classroom, preparación de clases y explicaciones virtuales con el apoyo de videos, tutoriales, asesoramientos de los jóvenes, preparación y calificación de exámenes, revisar a diario de los correos electrónicos y el uso de diversas plataformas diseñadas para la enseñanza-aprendizaje. El COVID-19 ha revolucionado al mundo globalizado y, con ello, la pronta adaptación ante los cambios acelerados de crear nuevas rutinas en los hogares y evitar salir lo menos posible para prevenir riesgos de contagios. Es una realidad que tendremos que aprender a vivir por un tiempo con esta nueva modalidad.  

Ventajas y desventajas del empoderamiento de las TIC durante la pandemia COVID-19.

Con la ayuda de estas herramientas se continuó con los programas educativos; no obstante, es de interés preguntarse si el alumno aprovecha a través de estos medios el aprendizaje y si adquiere los elementos y conocimientos necesarios para su óptimo desarrollo educativo. Esto resulta importante conocerlo debido a que se están formando personas que aportan y aportarán a la sociedad posibles soluciones ante la gran diversidad de problemáticas a las que se enfrentan los jóvenes. Esta pandemia de COVID-19 vino a cambiar todas nuestras actividades cotidianas y tuvimos que adaptarnos de forma rápida para cumplir con las responsabilidades.

Una vez más el ser humano sorprende con su capacidad de ingenio y adaptación ante situaciones adversas, demostrando que no hay imposibles para continuar con las actividades a realizar. Tanto los docentes como los alumnos viven una retroalimentación académica y personal, dando sugerencias y propuestas para evitar clases aburridas y captar la atención de los que están detrás del monitor. Sería bueno preguntarse ¿Qué nos va a dejar la pandemia COVID-19? Tal vez personas más dependientes de la tecnología, antisociales, perezosos, irresponsables, sedentarios, con casos de aumentos de cegueras, depresiones, introvertidos, fobias por salir a lugares concurridos, etc.

Los padres de familia y docentes estaremos preparados para enfrentar las consecuencias de este largo periodo de pandemia. Frente a este panorama, será todo un reto convivir con los jóvenes en las aulas, debido a sus comportamientos y forma de pensar después de tantos meses de aislamiento.

Para Saber más: 

Duarte, E. (2008). Las tecnologías de información y comunicación (TIC) desde una perspectiva social. Revista Electrónica Educare, 12, 155-162.

https://www.redalyc.org/pdf/1941/194114584020.pdf

Zu, Z. Y., Jiang, M. D., Xu, P. P., Chen, W., Ni, Q. Q., Lu, G. M. y Zhang, L. J. (2020). Coronavirus disease 2019 (COVID-19): a perspective from China. Radiology, 15-25. https://pubs.rsna.org/doi/pdf/10.1148/radiol.2020200490

Arcaeli Gabriela Andrade Servín. Doctora en Ciencias en Desarrollo Sustentable. Profesora en la Facultad de Ingeniería Mecánica, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern