ECOSISTEMAS MÁS PRODUCTIVOS MEDIANTE LA UTILIZACIÓN DE HONGOS

Escrito por Yazmín Carreón Abud

{phocadownload view=file|id=59|target=s}

Versión para lectores Kindle ________ Versión para lectores Epub

En los ecosistemas naturales, agrícolas, hortícolas y forestales, existen en el suelo un gran número de organismos microscópicos, los cuales no pueden ser vistos por el ojo humano, sino solamente con ayuda de un microscopio, de allí su nombre. Estos pequeños microbios viven en el suelo y le brindan a las plantas ventajas extraordinarias.

Entre estos microrganismos, podemos referirnos a los que se denominan “hongos”. Existen muchos tipos de ellos, entre los cuales hay un grupo particularmente importante en la descomposición y reciclaje de nutrientes en los ecosistemas, denominados “hongos saprótrofos”. Este tipo de hongo es aquel que obtiene sus nutrientes a partir de materia orgánica muerta como restos de vegetales y animales. Junto con las bacterias y la macrofauna, los hongos saprótrofos participan en la descomposición de la materia orgánica, aportando importantes cantidades de CO₂ a la atmósfera y eliminando los desechos de los ecosistemas. Con ello promueven el reciclaje de elementos esenciales para el crecimiento de las plantas mediante la liberación de moléculas al suelo que serán absorbidas por las raíces e incorporadas al metabolismo vegetal. Además, estos hongos son los únicos que pueden degradar substratos leñosos (los cuales contienen celulosa y lignina) y muchos otros compuestos que ocasionan contaminación a los ecosistemas, los dañan, los enferman y a su vez provocan pérdidas económicas.

Existen además en el suelo, otros microbios muy importantes que se hacen socios de las plantas para ayudarlas en sus procesos de adquisición de nutrientes y agua, principalmente; por tanto hacen que las plantas sean más saludables. De manera natural, varias plantas --incluidas las que ingerimos como alimento--no pueden sobrevivir sin los beneficios que algunos hongos les ofrecen. Entre los hongos más provechosos están los llamados “hongos micorrizógenos”, hongos muy peculiares ya que son capaces de establecer una relación de beneficio mutuo o simbiosis, con las raíces de las plantas. En el caso de las micorrizas, la relación beneficia a ambos socios (plantas y hongos).

En esta simbiosis, tanto la planta como el hongo se asocian para recibir un beneficio, el hongo se favorece por parte de la planta, ya que ésta le ofrece compuestos azucarados que ella misma produce a través del proceso de la fotosíntesis y que le sirven al hongo de alimento. El cuerpo de un hongo está constituido por el micelio, que es un conjunto de células en hilera denominadas hifas, que generalmente viven dentro de las raíces de las plantas y fuera de ellas se encuentran redes de micelio externo donde se desarrollan los cuerpos fructíferos, donde se producen las esporas que son sus estructuras reproductivas.

Los hongos micorrizógenos se adhieren a las raíces de las plantas y las ayudan a tomar agua y nutrientes del suelo quelas plantas necesitan pero que no pueden absorber por sí mismas. Además, estos hongos ayudan a las plantas a resistir la escasez o falta de agua y a resistir a las enfermedades, ya que promueven que las plantas se encuentren más sanas y que éstas sean más fuertes al ataque de los microorganismos patógenos que viven en el suelo. Los microorganismos patógenos son aquellos que pueden producir una enfermedad, por ejemplo las bacterias, virus e incluso algunos tipos de hongos.

Mayormente se usan plaguicidas y fertilizantes con fines de aumentar la producción de alimentos, sin tomar en cuenta que el uso excesivo de éstos tiene un efecto negativo sobre los microrganismos del suelo y contaminan el ambiente. Una buena alternativa para no seguir contaminando el ambiente es la aplicación de estos hongos.

Tanto los “hongos saprótrofos” como los “hongos micorrizógenos arbusculares” constituyen un insumo microbiológico promisorio para el desarrollo de un ecosistema más productivo y sostenible, su papel en el funcionamiento de los ecosistemas y su potencial como fertilizantes biológicos, son quizás motivos suficientes para considerarlos como uno de los componentes importantes en la agroecología moderna.

Para saber más:

http://www.conacyt.mx/comunicacion/revista/229/Articulos/Hongos/Elasombrosomundodeloshongos.pdf

http://www.mycolog.com/fifthtoc.html

http://noticias.latam.msn.com/ar/fotogaleria_bbc.aspx?cp-documentid=31145566&page=9

http://hongos-alergenicos.reviberoammicol. com/files/001.PDF

Dra. Yazmín Carreón Abud se dedica al estudio de los hongos micorrízicos, sus aplicaciones y su utilización como inoculantes biológicos, además del estudio de los microrganismos del suelo para la comprensión de la dinámica de los ecosistemas en laboratorio de genética y microbiología de la Facultad de Biología de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

{jcomments on}

0
0
0
s2smodern