Alimentos procesados y tu salud

Escrito por TaniaYatzely Sánchez Calvillo

La alimentación ha cambiado a lo largo de los años debido al estilo de vida actual. Ahora, es más fácil y rápido obtener alimentos casi o ya listos para su consumo; sin embargo, casi todos estos productos contienen ingredientes que son altamente dañinos para la salud y muy pocas personas tenemos conciencia de ello. En este sentido, en el presente artículo te hablaré de los aditivos en alimentos procesados, así como de las consecuencias que tiene para tu salud el consumirlos con frecuencia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un alimento es aquello que al consumirlo provee de energía y nutrientes al organismo. En la actualidad, solo tienes que ir a un supermercado para acceder a casi cualquier tipo de alimento. Pero no siempre ha sido así de sencillo, ha existido una evolución de la alimentación humana. Piensa que, durante miles de años, el ser humano ha debido procurarse su alimentación, incluso en ocasiones, poniendo en riesgo su propia vida. Desde el punto de vista nutricional, la alimentación actual debería ser mejor que la de antes, ya que hoy en día encontramos en el mercado más variedad de alimentos, y muchos de buena calidad.

 

Ingredientes adicionados a los alimentos procesados

Los cambios en el estilo de vida de la sociedad, han modificado la manera en que se alimentan las personas, ya que no podemos cumplir con los estándares de una alimentación saludable, como sería comer a determinada hora, no pasar muchas horas sin comer, comer con calma, consumir variedad de todo tipo de alimentos y en porciones adecuadas, además de garantizar que sean libres de cualquier contaminación.

En cambio, recurrimos al consumo de alimentos que son fáciles de obtener y baratos, sin importar que tan bueno o malo sea, y por lo general, son altos en calorías, en contenido de grasa, azúcar o sal. La mayoría se da en forma de comidas y “snacks” listos para comerse o calentarse, o de bebidas dulces. Estos alimentos procesados, propician patrones de alimentación y bebida muy diferentes de aquellos donde los granos, productos lácteos, carnes, pescado y verduras frescas, son preparados y cocidos con el uso de ingredientes básicos, para hacer las comidas principales del día.

Los productos ultra procesados, usualmente se elaboran con ingredientes baratos. No sorprende que sus fabricantes busquen maximizar sus ganancias, sin importarles las consecuencias que puedan tener estos ingredientes en nuestro organismo.

Pero, ¿Qué es la comida procesada? Se entiende por comida procesada cualquier alimento que sufre cambios o pasa por algún grado de procesamiento industrial antes de que lo podamos consumir. Los principales alimentos procesados que consumimos son: cereales para el desayuno, galletas, sopas instantáneas, embutidos, refrescos, jugos, barras energéticas, comida congelada, yogures y pan empaquetado. Este tipo de alimentos pueden ser una alternativa cuando no es suficiente el tiempo para cocinar, pero al consumirlos en exceso, o frecuentemente, pueden ser dañinos para la salud.

Para crear un alimento procesado y recibir un gran retorno de inversión, la industria extrae algunas propiedades de los alimentos como la fibra (porque los microorganismos son menos atraídos a alimentos sin nutrientes). Además, para darle mejor consistencia y un sabor intenso, se le añaden aditivos como la sal, las grasas, y entre los más populares, el azúcar, que se añade principalmente para dar mejor sabor y crear consistencia y textura en los productos, para mejorar su apariencia y aceptación; y, también alarga la vida del alimento en el anaquel o su fecha de caducidad, lo que reduce costos de almacén y desperdicios.

Todo esto, aumenta las ventas, ganancias y mantiene al consumidor contento y fiel. Pero, cada persona puede o no elegir este tipo de alimentos con más precaución, y con base en su educación nutricional, ya que todos los alimentos procesados deben contener un etiquetado nutrimental que facilite elegir de manera correcta.

 

¿Cómo estos aditivos afectan nuestra salud?

El listado de ingredientes de un producto revela información muy interesante sobre el mismo. Por ejemplo, el orden de los ingredientes señala cuáles son los que tienen una mayor presencia en el producto —los que aparecen primero en la lista, están en mayor cantidad—, además de permitirnos ver si lleva azúcares añadidos, grasas vegetales de baja calidad, entre otros ingredientes. Te habrás dado cuenta que en las etiquetas de los alimentos procesados que venden en el supermercado, la gran mayoría tienen como ingredientes, productos con nombres que son muy difícil de mencionar.

A continuación, te presento una lista con los ingredientes más utilizados por la industria alimentaria, y que son también, los más dañinos para la salud:

 

Sabores Artificiales

Son aquellos químicos sintetizados en un laboratorio que no ofrecen ningún contenido nutricional, y que se utilizan para potencializar los sabores, así como para reducir costos al no tener que utilizar como materia prima un alimento natural. Este ingrediente se encuentra en casi todos los productos, desde dulces, cereales, yogures y sopas. Los efectos que pueden causar son neurotoxicidad y cáncer.

 

Glutamato Monosódico

Se utiliza como conservador en diversos alimentos, principalmente enlatados. También se utiliza como saborizante y su valor nutricional es nulo. Podría causar desórdenes neurológicos como migrañas, ciertos tipos de obesidad, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer.

 

Azúcares añadidos

Son aquellos que no existen naturalmente en un alimento o bebida, pero que se añaden durante el procesamiento o la preparación. Los azúcares añadidos agregan calorías, pero aportan poco valor nutricional, pueden causar aumento de peso y propiciar enfermedades como la diabetes mellitus, desnutrición y enfermedades cardiovasculares. Dado que los azúcares añadidos no siempre se llaman “azúcar”, puede ser difícil identificarlos en los alimentos, pero alguno de ellos son: el endulzante de maíz, jarabe de maíz, miel, melaza, dextrosa, fructosa, glucosa, lactosa, maltosa, sacarosa, entre otros.

 

Jarabe de maíz

Es un edulcorante alto en fructosa elaborado a partir de almidón de maíz, el cual es hidrolizado para obtener moléculas de glucosa libre. Su consumo excesivo produce un aumento de peso corporal, resistencia a la insulina, diabetes mellitus, entre otros. Es de los aditivos más utilizados en la industria, y se encuentran en casi todos los productos, incluso en los que creeríamos que no contenían algún tipo de azúcar.

 

Benzoato de sodio

Es utilizado como conservador en los alimentos, ya que inhibe la aparición de levaduras y bacterias. El benceno es un agente cancerígeno, que puede formarse, en cantidades muy bajas, en algunas bebidas carbonatadas no alcohólicas que contengan tanto sales de benzoato como de ácido ascórbico.

 

Colorantes artificiales

La mayoría de los colorantes artificiales son químicos sintéticos que no provienen de fuentes naturales, y sus nombres no aparecen usualmente en las etiquetas. Debido a que los colorantes son utilizados casi únicamente en alimentos de bajo valor nutritivo (caramelos, refrescos, gelatinas, etc.), sencillamente es mejor evitar este tipo de alimentos. El uso de colorantes suele indicar que no se han empleado frutas u otros ingredientes vegetales. Algunos colorantes letales aún se incluyen en muchos productos, como el Azul 1 y 2, que causan cáncer; el Rojo 3 que causa problemas de tiroides; el Verde 3, que causa cáncer de vejiga; y el Amarillo 6, que causa tumores en riñones y glándulas adrenales. Hay pruebas que indican que los colorantes pueden ocasionar hiperactividad en algunos niños sensibles.

 

Hidroxianisol Butilado (HAB)

Este ingrediente retarda el proceso de rancidez en los aceites, pero no solo en este producto es posible encontrarlo, ya que también lo contienen los cereales de desayuno comerciales, los chicles, las papas fritas, etc. Si bien la mayoría de los estudios indica que es seguro, un estudio realizado por científicos japoneses en 1982, demostró que causa cáncer en ratas. Este químico sintético puede ser reemplazado por químicos más seguros.

Sacarina

En un aditivo que endulza 350 veces más que el azúcar. En 1977, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), propuso que se prohibiera la sacarina, ya que, el resultado obtenido a partir de una serie de pruebas realizadas con este ingrediente, determinó que causaba cáncer. Gradualmente ha sido sustituida por el aspartame, que es usado en muchos productos dietéticos.

 

Cloruro de Sodio

La sal (NaCl), se usa en abundancia en muchos alimentos procesados como ingrediente saborizante (sopa, papas fritas, galletas, etc.), y si tomamos en cuenta que otros aditivos también contribuyen con sodio adicional, entonces es importante saber que una dieta alta en este ingrediente, puede causar elevada presión arterial, lo que aumenta el riesgo de ataques del corazón.

 

Nitrito y Nitrato de Sodio

El nitrito se usa para estabilizar el color rojo en las carnes curadas y le da su sabor característico; no obstante, puede originar la formación de potentes químicos causantes de cáncer (nitrosaminas). Por su parte, el nitrato de sodio, se utiliza en carnes secas curadas como jamón, salchichas, tocino, pescado ahumado, porque se descompone lentamente en nitratos, y se comporta entonces, como los nitritos.

 

Entonces… ¿Qué alimento puedes comer sin afectar tu salud?

Como vemos, la mayoría de los alimentos procesados que se consumen regularmente, contienen una mezcla de ingredientes no naturales y que son de gran riesgo para la salud, y si a ello sumamos que son de consumo diario, se eleva de gran manera las probabilidades de desarrollar alguna enfermedad. Lo preocupante, además, es que estos alimentos son consumidos desde edades muy tempranas.

 

Una de las recomendaciones más extendidas y habituales para mejorar nuestros hábitos alimenticios, es que basemos principalmente nuestra alimentación en alimentos frescos, limitando al máximo el consumo de aquellos que son procesados. También es recomendable consumir productos de temporada y que tenemos más a la mano, y contar con una orientación precisa, por lo cual lo ideal es acudir con especialistas en el tema de nutrición.

 

¡Para cuidar tu salud, cuídate de lo que comes!

Para Saber Más: 

Beas-Zarate, C. (2005). El glutamato: De nutriente cerebral a neurotóxico. Ciencia, 4:25-30.

https://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/56_3/glutamato.pdf

 

Esquivel-Solís V. y Gómez-Salas G. (2007). Implicaciones metabólicas del consumo excesivo de fructosa. Acta Médica Costarricense, 49:198-202.

https://www.scielo.sa.cr/pdf/amc/v49n4/3543.pdf

 

Vivas, F.J.M. (2008). El riesgo en los niños del consumo de alimentos transformados. Los agentes químicos en los alimentos. Revista Cultural y Científica, 32:279-331.

file:///C:/Users/HP/Desktop/Dialnet-ElRiesgoEnLosNinosDelConsumoDeAlimentosTransformad-4371469.pdf

 

Tania Yatzely Sánchez Calvillo, Licenciada en Nutrición Humana y estudiante del Programa de la Maestría en Ciencias de la Salud de la Facultad de Ciencias Médicas y Biológicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern