Ellos constituyen el grupo de organismos más numeroso, diverso y exitoso del reino animal; los podemos encontrar en todo el mundo, se caracterizan por tener el cuerpo cubierto de un esqueleto externo con una vasta diversidad de colores y pequeños pelos, además de tener patas (más de dos pares), antenas, alas y mandíbulas. 

Estamos hablando de los artrópodos 

Así que, si vemos algún bicho raro con estas características, podremos decir que pertenece al grupo de los artrópodos, en el cual se encuentran las arañas, insectos, cangrejos, camarones, ciempiés, entre otros.

Existen más de un millón de especies de artrópodos, lo cual supone cerca del 80% de todas las especies animales conocidas. Es importante por ello, conocer el papel que juegan en los sistemas naturales y transformados por el hombre, así como los servicios que proveen a los seres humanos.

 

Su función en la naturaleza

En la descomposición de desechos: Como todo organismo vivo, los artrópodos forman parte de la cadena alimenticia, particularmente los escarabajos, moscas y ácaros son muy importantes en los procesos de descomposición de desechos orgánicos, actividad que resulta fundamental dentro de los ecosistemas.

Por ejemplo, existen artrópodos que se alimentan de otros organismos muertos (animales o plantas), actividades que otorgan a su vez estructura, aireación y circulación tanto de nutrientes como de agua en el suelo. Otros artrópodos se alimentan de deshechos provenientes de mamíferos, como los generados por el ganado, deshechos que se han convertido en la principal fuente del efecto invernadero, y para los humanos un problema de carácter global. Y aunque hasta ahora no hay un análisis sobre el impacto positivo de los artrópodos en la descomposición de deshechos, es indudable su contribución.

En el control biológico: Otro papel fundamental que desempeñan los artrópodos en los ecosistemas es el control biológico; existen artrópodos depredadores y parasitoides conocidos comúnmente como enemigos naturales tales como catarinas, mantis, chinches, avispas, libélulas o arañas, que actúan tal como leones en la selva, es decir, depredando insectos plaga y transmisores de enfermedades.

     En los sistemas naturales, estos artrópodos se encargan de mantener las poblaciones de todas las especies en números razonables y por ello recientemente han sido utilizados con éxito para el control de plagas en cultivos agrícolas y forestales. Aunque en nuestro país esta práctica se encuentra aún en desarrollo, es preciso resaltar a esta gran alternativa, cuyo objetivo es reducir otros métodos de control convencional, como el uso de insecticidas químicos.

 

Imagínate lo grandioso que sería alimentarnos de frutas y verduras sin restos de químicos que nos afecten 

Como alimento: Siguiendo con las maravillosas aportaciones que ellos nos ofrecen, hablemos ahora de las provisiones alimenticias que nos otorgan; hasta ahora se han utilizado 1900 especies comestibles de insectos con un alto contenido de nutrientes, entre ellos, el proteico, que incluso se asemeja al que contiene la carne o el pescado. Por dichas características, los artrópodos se han considerado como “el alimento del futuro”, debido al aumento exponencial de la población humana.

México cuenta con una gran diversidad de estas especies comestibles, aproximadamente 504, entre éstas: las  chinches, hormigas, larvas de mariposa, larvas de mosquitos y escarabajos, aunque no todas estas especies son aceptadas para su consumo en nuestro país. Por lo anterior no sería raro que nuestra percepción cambiara, incluso podríamos estar de acuerdo con la ideología del científico estudioso de insectos Arnold van Huis, quien nos dice que: “Llegará el día en que habrá más gente que coma insectos que carne”.

Otros organismos pertenecientes a este fascinante grupo son cangrejos y camarones, los cuales además de ser un recurso alimenticio con gran contenido nutritivo para los humanos, son a su vez alimento para garzas, peces y otros animales acuáticos que los consumen.

Benéficos para la salud humana: Algunos de los beneficios más importantes que hemos obtenido de los artrópodos, son sin duda el desarrollo de productos para mejorar la salud humana, como los productos derivados de las abejas. Uno de los beneficios que hemos obtenido de los artrópodos es, sin duda, el desarrollo de productos para mejorar la salud humana, como los productos derivados de las abejas. La miel, el propóleo como un potente antibiótico, la cera y la jalea real, utilizadas tanto para el desarrollo de productos farmacéuticos como cosmetológicos.

En cuanto a la producción de antibióticos, también existen los generados mediante el veneno de escorpión, de avispas y de abejas. Así mismo, se utilizan las larvas de moscas para fines médicos para la regeneración de tejidos en humanos.

Como agentes polinizadores: Por otro lado, las abejas y otros insectos se encargan de efectuar en muchos casos la polinización de plantas silvestres y cultivadas, esta acción permite trasferir el polen entre flores de la misma especie para que se lleve a cabo la fecundación y con ello finalmente la producción de frutos. Un ejemplo realmente impactante es el de nuestro país, ya que el 80% de las plantas cultivadas depende de polinizadores para su producción, sin ellos no tendríamos frutas ni verduras; no habría fresas, ni sandías, ni calabazas.

Y si los argumentos anteriores se han entendido bien, entonces no resultará descabellada ahora la idea planteada por Albert Einstein, donde expresaba que: si las abejas desaparecieran, la mayoría de las frutas y verduras que hoy consumimos también lo harían, y en consecuencia, los animales, incluyéndonos.

Fuente de otros productos: Otros artrópodos producen pigmentos como el rojo carmín, laca, gomas y tintas. De la cochinilla del nopal se obtiene el rojo carmín y del gusano de la laca se consigue la laca, como su nombre lo dice. 

 ¡Lo indispensable de Ellos!

Podemos recalcar que los artrópodos son organismos fundamentales para el equilibrio ecológico de nuestro planeta, es decir, sin ellos nos sobrarían los desechos orgánicos; habría una disminución drástica en la producción de nuestros alimentos, debido a la reducción de enemigos naturales y polinizadores; habría un aumento de moscas y mosquitos y, por lo tanto, una mayor incidencia de enfermedades. 

Por éstas y un sin fin de razones, la extinción de los artrópodos causaría serios problemas a la humanidad 

Y si los artrópodos tienen tanta importancia ecológica y son el grupo más diverso del reino animal, es penoso que se desconozcan las funciones que tienen en cada rincón que ocupan. Sin duda, más allá de toda explicación racional, y después de leer este pequeño breviario sobre artrópodos, ahora podríamos pensar sobre el efecto en cadena generado al pisotear a cualquier bicho raro que encontremos a nuestro paso. 

Saber más

del Val. 2013. ¡Un buen día para las abejas! SinEmbargo, Sección Opinión.

 http://www.sinembargo.mx/opinion/14-05-2013/14266 

del Val. 2013. Bichos comestibles. SinEmbargo, Sección Opinión.

http://www.sinembargo.mx/opinion/28-05-2013/14560 

Romero et al. 2000. Insectos: Familias de importancia económica. Colegio de posgraduados, Ed. Diamante, Edo. De México. 99 pp. 

Higes et al. 2011. El síndrome de despoblamiento de las Colmenas en España: consideraciones sobre su origen.  Profesión Veterinaria 76 (17): 73-80.

http://www.colvema.org/revista/Colvema76/index.html 

Pierce et al. 2005. Insect and other arthropods of economic importance in Indiana in 2004. Proceedings of the Indiana Academy of Science, 114(2):105-ll0. https://journals.iupui.edu/index.php/ias/article/view/8588/8629 

Anónimo. 2002. Arthropoda Animal Sciences.

http://www.encyclopedia.com/topic/Arthropoda.aspx

La Doctora en Ciencias Ek del Val de Gortari es investigadora en el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México, Campus Morelia. Realiza estudios de las interacciones bióticas en ambientes modificados por el hombre, con el principal interés de entender como las acciones humanas modifican estas interacciones, para incidir en la restauración de las que se han perdido. Trabaja principalmente en los bosques tropicales caducifolios, en los bosques templados y en sistemas agrícolas. 

Norma Zamora Avilés, es Maestra en Ciencias y actualmente es estudiante del Programa Institucional de Doctorado en Ciencias Biológicas, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Realiza investigación científica en el laboratorio de Patología de Invertebrados  en el Instituto de Investigaciones Agropecuarias y Forestales de la misma universidad.